• 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Onward
#1
0
0
   

En 1995 se estrenaba en las salas de todo el mundo "Toy Story", la carta de presentación de una compañía que apostó todo por un tipo de animación que no se estilaba por aquel entonces. La historia de la compañía es conocida por todos así que no ha lugar un repaso de sus orígenes, pero sí parece oportuno, en pleno 2020, echar una mirada atrás y valorar un poquito, de forma muy leve, la trayectoria del flexo.

Y es que si alguna compañía sabe lo que es tocar el cielo, esa es Pixar. Desde la primera "Toy Story" la compañía vivió un auténtico idilio de cara al público y la crítica, prolongándose durante más de 10 años con títulos como "Toy Story 2", "Bichos" (quizás la única cinta que no rindió tan espléndidamente como las demás), "Buscando a Nemo", "Monstruos S.A.", "Up", "Wall-E", "Los increíbles" o "Toy Story 3". Esta época duró más de 10 años y, podríamos afirmar sin demasiado miedo a equivocarnos, marcó un hito dentro de la industria, no por un pelotazo colosal en concreto, si no por el hecho de mantener un nivel tan escandaloso en cuanto a calidad cinematográfica. Ideas fantásticas que se transformaban en películas de aventuras maravillosas, repletas de acción y giros, ideales para los más pequeños y en las que no faltaban reflexiones sobre temas profundos y rabiosamente humanos que tocaban la patata de los más mayores. Si nos fijamos, la mayoría de las cintas de la compañía giran en torno a dos temas muy concretos, o al menos, los tocan. La pérdida, y la búsqueda de la identidad. 

Una vez pasada la primera década de los 2000 Pixar sufriría ciertos altibajos. "Brave", "Buscando a Dory", "El viaje de Arlo" compaginaban sus recepciones algo pobres con películas que sí mantenían el nivel con su época dorada como "Inside Out", "Coco" o "Toy Story 4". 

Y ahora llega "Onward", donde, creo, se acomoda en un término medio entre esta diferenciación. Donde no se queda atrás es en lo tocante a los temas que trata. La pérdida y la búsqueda de la identidad conforman todas las ideas sobre las que vascula la nueva iteración del flexo.

"Onward" trata sobre un mundo de fantasía que ha terminado pasando de la propia fantasía porque no termina siendo muy práctica, y la magia, algo habitual en tiempos, ahora es algo extraño y casi mitológico, a pesar de que el mundo está poblado por elfos, mantícoras, centauros y demás ralea propia de Dragones y Mazmorras. Los dos protagonistas, Ian y Barley, se embarcarán en una búsqueda de una gema mitológica para conseguir traer de vuelta a su padre muerto hace 16 años durante un solo día y así poder pasar un rato con él. Pérdida. Por el camino, Ian descubrirá quién es, qué lugar ocupa en el mundo y en su familia, alcanzando la madurez en el camino y aceptándose tal y como es. Identidad.

De este modo la cinta avanza como un auténtico tiro y las dos horas se nos pasan volando. El humor funciona en su mayor parte, aunque no hay ningún gag que nos haga soltar una profunda carcajada, las aventuras se van sucediendo sin perder nunca esa mirada curiosa de ver a los diferentes personajes propios de la fantasía moverse en un ámbito moderno y poco a poco los dos personajes protagonistas acercarán su forma de ver y entender el mundo.

La película se torna así en un homenaje deliciosamente friki a todos los amantes de este género en concreto, y sin embargo, no puedo evitar cierta sensación de haber desaprovechado una ambientación fabulosa. Es innegable la originalidad del planteamiento, pero en mí yo frikazo deseaba que hubiese más magia y más movidas fantásticas que diesen más juego, ya que las situaciones no están mal, pero tampoco nada memorable en este sentido. Si a eso añadimos una subtrama un tanto pobre con un desarrollo bastante flojeras nos queda una cinta algo descompensada que, no obstante, y aún con todo, en un momento dado del final a un servidor se le escapó una lágrima (o tres), ya que el clímax sí tiene fuerza y cristaliza todo lo planteado anteriormente. Añadamos a eso que el guión maneja los elementos narrativos que es una auténtica delicia para que todo fluya de forma natural y dinámica y como resultado nos da esta "Onward", que se coloca, de forma muy cómoda diría, en ese término medio dentro de la compañía.

¿Está a la altura de las joyas de la corona de Pixar? No, creo que no. Pero, diablos, ni falta que le hace.
  Responder
#2
0
0
Poco que añadir la verdad. Como dices se echa en falta algo de la magia Pixar, pues uno sale del cine con la sensación agridulce de que el universo fantástico de la peli puede dar para mucho más. Una historia fraternal superbonita, eso no se lo quita nadie, con no pocos momentos enternecedores, pero que me temo que le ha faltado algo más de cocción para resultar memorable. Una Pixar menor en mi opinión, pero aún así merece el precio de la entrada. Veremos Soul que tal, parece que esa es la gran apuesta de la compañía del flexo para este 2020.
Primera Edición de los premios de los Huérfanos Perdidos. VOTA YA. Encontrarás toda la información en la sección Cine.
  Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)