• 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Piratas (Alberto Vázquez-Figueroa
#1
0
0
   


Nunca me había acercado a este autor, de hecho, su nombre me sonaba pero ni idea de qué, pero el caso es que llevo ya una temporadilla con la vena pirata bastante encendida, y buscando cositas del tema me topé con esta novelilla de 300 páginas, y allá que fui. Todo un acierto.

"Piratas" nos narra la historia de Sebastián Heredia, mozalbete que nace y vive en la isla de la Margarita, aguas de las indias occidentales, ricas en perlas, las cuales les sirven a los padres de Sebastián para poder subsistir y, de paso, conformar un sueño algo utópico de encontrar un pedrusco del tamaño de un melón para así salir de pobres. Huelga decir que no irán por ahí los tiros. Cuando la Casa de Contratación de Sevilla envía a un recaudador que cambia las políticas de trueque y pago por las perlas, la isla se va un poco al carajo, la madre de Sebastián se encandila del nuevo recaudador, hombre ricachón y pudiente, y a Sebastián, junto con su padre, no le queda otra que hacerse a la mar.

Así es como comienzan, más o menos, las primeras páginas del libro, en las que Figueroa utiliza un estilo, creo, más periodístico que novelesco, ya que pareciera que nos estuviera relatando una historia a modo de crónica que una narrativa. No entra mal, pero llegó un momento en que me cansó un poco, ya que Figueroa quizás se exceda en este recurso, utilizado no solo en este inicio si no también en los primeros compases de las aventuras piratas del protagonista. Es un recurso que no suele molestarme, ya que hay que poner en antecedentes al lector, pero en esta ocasión en concreto agradecí enormemente el momento en el que la narrativa se asienta y las peripecias, aventuras y desventuras de Sebastián se van sucediendo poco a poco sin recurrir a estos pasajes-crónica de lo ocurrido anteriormente.

Y una gozada, la verdad. 4 días me duró el maldito libro, literal. Figueroa escribe que da gusto y su estilo entra solo. Ayuda además la falta de pretensiones de la propia novela, que se conforma con ser una novela fantástica de aventuras (que no es poco), y aún con ello, en algún momento no desaprovechará la ocasión de poner a parir a las corruptelas, avariciosos y en general, gente de mierda que poblaba ya aquella España imperial, dejando muy a las claras la podredumbre de un imperio que, si se hubiese gestionado mejor, podría haber dado mucho más de sí para sus ciudadanos (cosa curiosa, ahora estoy con el primero de Alatriste, de Reverte, y hace una reflexión clavada sobre el imperio español del XVII).

Maniobras marítimas, piratas, negreros y juegos de astucia llevan en volandas al lector, y si bien hay que decir que Sebastián puede ser demasiado avispado de inicio, hasta el punto de que hay ciertas cosas que le salen a pedir de boca demasiado rápido, así como protagonizar un ascenso meteórico, no me entró mal ya que la novela va a lo que va (esa falta de pretensiones que decía). Eso sí, Figueroa redefine la palabra "abrupto" en su final. Veo por Internet que es la primera parte de una trilogía, cuya segunda entrega se titula "Negreros", pero no parece sencilla de encontrar, y una tercera, "León bocanegra". 

Muy recomendable.
  Responder
#2
0
0
Figueroa suele ser garantía de entretenimiento sin complicaciones, aunque tiene sus truños como todo el mundo. Mi favorita es su saga sobre el guanche Cienfuegos, que se ve envuelto en el descubrimiento de América sin quererlo ni beberlo, porque se está pasando por la piedra a quien no debe y tiene que salir por patas de su isla en las Canarias.

De piratas, yo te recomiendo, si no lo has leído ya, La taza de oro de Steinbeck (un señor clásico) y, en otra onda muy distinta, En costas extrañas, de Tim Powers, muy superior a las dos veces que Disney lo ha profanado para hacer sendas películas de Piratas del Caribe, una pagando y la otra sin pagar.

Y si te lo pasas bien con las aventuras marítimas de época, prueba con la saga de Aubrey y Maturin, porque yo no he leído novelas del tema que te metan más en el asunto. Ni siquiera las del guardiamarina Hornblower, y mira que son buenas.

Ah, y La isla del tesoro, claro. Valdemar tiene una edición ilustrada en tapa dura que es una gozada.

Yo ahora mismo me estoy leyendo La katana del lamento, la primera de las aventuras de Tange Sazen, y después me meto con la trilogía de Mushashi de un empellón.
  Responder
#3
0
0
@Peckinpah tengo echado el ojo a cienfuegos, sí, y también a Powers. Me apunto la de Steinbeck y también las de Aubrey, que Master and Commander es un señor peliculón. La isla del tesoro ya me lo leí hace un tiempo, un libro coconut, divertidísimo.

Ya contarás qué tal la katana del lamento, ahí la tengo yo a la espera de que me vuelva el sincio de espadas samurái. De Mushashi me he leído el primero hace un tiempo y way, y ahí están los otros dos también a la espera XD.
  Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)