• 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
El corazón de Tramorea. Tramorea IV. (Javier Negrete)
#1
0
0
   


Llegamos al final del viaje. Negrete culmina con esta "El corazón de Tramorea" su particular saga de literatura fantástica, 4 libros, cada uno muy diferenciado de todos los demás, que conforman un todo en el que se dan la mano multitud de géneros y que, gracias a la pericia del escritor, no se solapan ni desentonan unos de otros en la historia.

"El sueño de los dioses", la tercera entrega, finalizaba con los protagonistas dispuestos para iniciar un viaje hacia un mismo destino pero transitando caminos diferentes en pos de la salvación de toda Tramorea. Negrete se puso épico y catastrofista y, liándose la manta a la cabeza, decidió que no estarían en juego reinos, territorios y noblezas varias, si no la supervivencia del planeta en el que viven sus personajes. El libro terminaba en una suerte de cliffhanger que dejaba al lector con ganas de más, sumergiéndose así en las páginas de la cuarta entrega.

Y ni corto ni perezoso, Negrete se guarda la continuación de las andanzas de los protagonistas durante poco más de 100 páginas para, en un enorme flash-back, contarnos un hecho de importancia capital, no solo para el devenir del presente libro, si no para toda la saga, ya que aclara multitud de conceptos, da personalidad a varios personajes que conocíamos apenas de oídas en el anterior libro, y conforma el pistoletazo de salida a una  novela de una riqueza conceptual abrumadora. Nano-tecnología, inteligencia artificial, bases espaciales, asteroides, puertas interdimensionales, multiversos, seres que trascienden la capacidad de comprensión humana, omnisciencia, ultra-tecnología, juegos de perspectiva y de gravedad, mitología, humanos acrecentados, más juegos espacio-temporales, fantasía, luchas a espada, viajes interminables a lo largo y ancho de Tramorea... Es casi inabarcable.

Y, joder, funciona. Podríamos resumir toda esta amalgama de conceptos y situaciones en que Negrete consigue apañárselas para mezclar fantasía y ciencia ficción, dando lugar a unos contrastes tochísimos (y es de justicia decir que hay un par de ocasiones en las que, casi, se le va el asunto de las manos. Casi) y, también, conferirle a la saga una personalidad arrolladora.

La novela la conforman unas 800 páginas que, en su mayoría, están muy bien medidas, si bien hay que resaltar un par de aspectos mejorables (creo) en cuanto a narrativa en su cuarto final. Y es que, como digo, hay multitud de conceptos y ramas que han de confluir. Negrete consigue solventar la papeleta muy bien en la mayoría de ocasiones, pero también es cierto que hay otras en las que se ven las costuras un tanto para que la historia avance, seguramente el autor sabedor de que la cosa se estaba alargando más de lo debido. La aparición, lógica, pero también muy conveniente de un personaje en concreto, o la confianza que deposita el villano en uno de los protagonistas, no de golpe, pero sí algo forzada me atrevería a decir, o el encuentro entre dos grupos de personajes que, aún viéndose venir, llega un poco de repente.

Atajos que toma Negrete para que, supongo, la novela no se le vaya de las manos y tener a los personajes bien atados. Personajes, sobre todo sus dos protagonistas, con los que me he encariñado lo suyo a lo largo de los 4 libros, con sus conflictos (tanto internos como externos), sentimientos, anhelos y miedos que les llevan en volandas a lo largo de las páginas, y una amenaza global que condiciona sus decisiones. No obstante, los secundarios también tienen su aquel, los cuales en ocasiones derrochan simpatía y camaradería hacia los demás (y por ende, hacia el lector), o rabiosamente interesantes (los magos sobre todo), o incluso mezclando ambos aspectos (El Gran Barantán, como su nombre indica, un grande), aunque hay que decir que un servidor echó de menos algunas palabras en relación a algunos de ellos tras la aventura.

La saga de Tramorea, en conclusión, la conforman 4 libros que podríamos dividir en dos segmentos claramente diferenciados. Los dos primeros abrazan la fantasía épica sin complejos, y dejando caer algunos detalles que, en el tercer y cuarto, abrazará por entero en esa vertiente de ciencia ficción. Una saga con la que me lo he pasado pirata, y es justo reconocer, los dos primeros volúmenes sobre todo. No considero que la saga pegue ningún bajón en su tercera y cuarta entregas (me han encantado, de hecho), pero es cierto que se me queda más en la memoria "La espada de fuego" y "El espíritu del mago", supongo que el hecho de tirarme más el rollo fantástico tenga algo que ver. Con todo, tanto "El sueño de los dioses" como "El corazón de Tramorea" forman el clímax y conclusión de la saga iniciada con los dos primeros, resolviendo multitud de incógnitas y dando lugar a un final plenamente satisfactorio. 

Amos, que si os pica, dadle caña. Libros con riqueza conceptual tremenda, personajes estupendos, gran variedad de situaciones, contrastes bien gordos, escritura fantástica por parte de un pedazo de escritor como la copa de un pino, y entretenimiento a raudales. Poco más se puede pedir.

   
  Responder
#2
0
0
Pues me has picao, me has picao. He seguido con interés tus reseñas, aunque no haya comentado nada porque no se me ocurría nada que comentar xD.
Me interesa mucho que fusione fantasía épica y ciencia ficción, porque siempre he buscado algo así. Yo siempre dije que si un día hacía una película, me montaría un mejunje de ambas cosas xD.

La verdad es que no se si hay más precedentes en la literatura o el cine. El único que se me ocurre es el primer Final Fantasy, el de la NES, que empezabas yendo a rescatar a una princesa de manos de un caballero renegado, y acababas en una fortaleza espacial llena de tecnología y robots.

Quedan apuntados.
  Responder
#3
0
0
@manuwar me alegro haberte picado el gusanillo Manu! XD la mezcla de géneros es muy curiosa. A mí no me ha echado pa' tras pero ya digo que el contraste es tan grande que a alguien puede parecerle demasiado y no entrar al juego. En este sentido creo que el lector también ha de poner algo de su parte para no encasillarse pensando "yo vine aquí a leer fantasía, no me jodas Negrete".
  Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)