• 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Titane
#1
0
0
[Imagen: e1bpazfx0aalo2x-jpg.509629]

Long live the new flesh

[Imagen: 0.jpg]


La última ganadora de la Palma de Oro en Cannes....me hace pensar que actualmente la Palma de Oro se vende muy barata xD. Si es que la Palma de Oro realmente significa algo en un festival cada vez más decadente, o si alguna vez significó algo en cualquier caso.
Sea como fuere, 'Titane', la nueva película de Julia Ducornau ('Crudo') me ha parecido más apropiada para ganar el premio del público en Sitges, a lo mucho.

Y eso que empieza de manera muy bruta. A todo meter, con ritmazo, interés, imágenes poderosísimas, y un estilo que engancha. Pero una vez que la trama se pone en marcha, pasados veinticinco o treinta minutos de peli....esta se vuelve un dramón algo ladriller, donde la directora da rienda suelta a lo que de verdad le interesa contar (el género fluido, la masculinidad tóxica, los nuevos horizontes de la sexualidad), y encuentra sus mejores momentos en la emotiva relación entre su protagonista y un magnífico Vincent Lindon.
Pero se hace algo bola. Últimamente parece que todo se me hace bola, a lo mejor soy yo que me estoy volviendo un simple xD. Pero de veras que es muy bruto el contraste entre el trepidante comienzo y su mucho más reposado y cerebral desarrollo.

Con un uso de la música y de la imagen genial, 'Titane' es algo así como una mezcla entre 'Crash' y 'Engendro Mecánico' que ha levantado demasiado escándalo para algo que no es escandaloso en absoluto. Si estuviésemos en los 90 todavía, pero ahora.....pues hijo. Yo creo que aquí no hay nada que vaya a asustar a nadie más que a tu abuela. Pero qué se yo, a la gente le encanta el paripé.

Ducornau, cuya anterior 'Crudo' me pareció una julandrada gordísima, es toda una oda al cronenbergismo enmarcada dentro de una nueva ola de directores que no hacen más que citar al maestro, tendencia que celebro. Pero hay que saber estar a la altura.
'Titane' lo está en muchas ocasiones, y sin duda hay en ella momentos de gran pericia cinematográfica. La muchacha no es manca. Pero a veces el ritmo se resiente un poco y los que hemos venido a ver guarradas new flesh tenemos que conformarnos con tan solo unas gotitas (negras), en lo que es tan solo un marco o metáfora para otras cosas que la directora quiere contar, y que no estoy seguro de que me interesen demasiado.

Lo cual no quiere decir que no haya una buena ración de fusión carne-metal, fetiches motorizados, aberraciones físicas y dolorosos fluidos supurantes de aceite de motor; el martirio (o bendición) de una Agathe Rousselle entregadísima (del todo) en su papel. Su cuerpo es un templo del dolor; llagas y abominaciones que representan los cambios en lo que se entiende por género/sexualidad en esta turbulenta década, y que a mí ya me pillan muy en mi casa con bata y zapatillas para prestarles atención.
El debate contemporaneo entre lo que se supone que es un hombre o una mujer, y si acaso importa, es, diría, el tema principal de la película, y en ese sentido la directora tiene clarísimo lo que quiere ofrecer. Lo hace de manera pristina, otra cosa es que el discurso haga clic o deje indiferente.

Como dije, no creo que sea tan transgresora como la han vendido, y creo que hay que ser muy impresionable para dejarse provocar por algo como esto, o tener poco bagaje cinematográfico en según qué cosas.


Mostrar Contenido


Creo que merece la pena echarle un vistazo y también creo que se ha encumbrado exageradamente lo que, si no fuese por los azares y caprichos festivaleros, no hubiese pasado de una frikada de convención de cine fantástico.

Un Seis y medio.

Rincón de apreciación de la guafea Agathe Rousselle (pero solo, y SOLO al principio de la película):

[Imagen: intro-1633107307.jpg]

[Imagen: MWZE5TETDNHOXOLKIQ7A46VOJ4.jpg]
  Responder
#2
0
0
Huele a provocación barata tipo Holy Motors.

Que me esperen...
  Responder
#3
0
0
Pues un poco en la línea de lo dicho por el compadre @manuwar. La peli es interesante, porque no deja de ser una propuesta poco convencional dentro de un panorama que tiende cada vez más a la unificación ya no solo de mensajes, si no de argumentos éticos y de gramática visual. En este caso, pues Ducornau ha ido un poco a su bola y se agradece, pero vamos tampoco me parece la segunda venida de cristo. Quizá el problema está en que las demás propuestas del cine de autor contemporáneo están tan ensimismadas y encorsetadas en sus propias fronteras autoimpuestas, que cuando sale algo como Titane todo el mundo enciende las alarmas. Y al final tampoco es para tanto, ni es tan extrema, ni tan escandalosa como aparenta. Evidentemente todo esto es subjetivo, y dependerá del bagaje de cada uno el grado de sorpresa que la peli te genere. Pero vamos, escandalosa era Crash en 1996. En 2021 uno espera encontrarse algo más que un par escenas de violencia explícita y un poco de sexo. Pero vamos, esto no es ni mucho menos culpa de la peli.

Eso no quita para que se vea con agrado e incluso asombro, sobre todo por abordar unas temáticas tan peliagudas desde el género fantástico, que siempre suma y aporta un enfoque desprejuiciado que a veces es difícil de sostener desde una perspectiva realista. Y sobre todo porque en su primera mitad uno no sabe qué esperar, y al menos yo estaba a tope con la propuesta. También os digo que a mí el tercer acto ya se me atraganta, teniendo en cuenta que Ducornau decide que lo idóneo es que no haya conflicto, de la manera más rácana posible, mediante deus ex machina. Y la peli se frena de manera estrepitosa, concatenando una serie de escenas planas y sin gracia, que no hacen más que alargar la historia. Y no lo digo porque me parezca larga, si no porque me da la impresión de que ya nos ha contado todo lo que nos quería contar. Y al final, el elemento fantástico se queda en mera anécdota.

Esa y no otra es mi mayor pega, y aquí ya me pongo pejiguero de cojones, porque creo que la estructura de la peli le hace flaco favor a la historia. Empieza in media res, es decir con el nudo, y se reinicia a mitad de peli. No es ninguna novedad, pero como he señalado en el párrafo anterior, es especialmente notorio en el momento en que me doy cuenta de que me estaba interesando mucho más la primera parte de la historia. Tengo constancia de que a más gente le ha pasado lo mismo, así que imagino que Ducornau es perfectamente consciente de lo que ha hecho. Y tendrá sus razones. Pero vamos, el gran punto a favor de la peli es que tiene dos interpretaciones absolutamente apoteósicas, difíciles, pero llenas de matices. Y por supuesto, en el momento en que aparece ya no puedes apartar la mirada de Vincent Lindon. Id a verla, porque es cine de alto octanaje, que al menos os hará reflexionar un par de días. Y con suerte, os flipará.

"This aggression will not stand, man"
  Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)